Plenitud Digital.com

Con veracidad y Objetivo para el Mundo

La Policía ejecutó a dos hombres; al tercero lo torturaron y ahora se lo están comiendo los gusanos en prisión

eloyPor Robert Vargas


Al chófer Eloy de la Rosa Vásquez se le está pudriendo una pierna. De hecho, los gusanos se la están devorando dentro de una cárcel dominicana, donde los carceleros se niegan a llevarlo al médico. Aún así, De la Rosa Vásquez tuvo mejor suerte que sus otros compañeros, dos de los cuales fueron ejecutados a sangre fría por una patrulla y un tercero se debate entre la vida y la muerte en un hospital.

El inicio de este drama se remonta al pasado día nueve de diciembre en una carretera de Yamasá, al noreste de la capital, cuando los cuatro hombres fueron perseguidos por una patrulla policial bajo sospechas de que habían participado en el robo de algunas reses.

Según el relato hecho a Ciudda Oriental por el abogado penalista Manuel Soto Lara, durante la persecusión, el vehículo en el que se desplazaban los sospechosos chocó contra un árbol quedando todos atrapados y algunos inconcientes.

-“La Policía aprovechó esa situación para ejecutar en el acto a Anthony de Paula, de 22 años, y a Francisco Severino de la Cruz. A un tercero, Pascual Báez Santana, creyeron que lo habían ejecutado, pero fue llevado aún vivo al hospital Ney Arias Lora, en Santo Domingo Norte”,

Era temprano en la mañana, apenas las 7.45 am y el escenario del incidente fue un lugar apartado.

Durante un momento, la patrulla policial dudó en asesinar a de la Rosa Vásquez , el chófer,por considerar que, quizás, no era parte de la supuesta banda de cuatreros.

Aún así, cuando lo llevaron a la estación policial de Monte Plata, “fue colgado por los brazos, y una vez suspendido en el aire, el coronel Escolático Eusebio Acosta, a quema ropa, le explotó la pierna derecha de un cartuchazo y lo masacró a golpes, la mañana de ese mismo día 09 de diciembre”, dice Soto Lara.

Ocurre que el testigo viviente y conciente de la ejecución de los dos hombres y el intento de asesinato del tercer es, precisamente, de la Rosa Vásquez, de 33 años.

A pesar de su delicada condición, las autoridades carcelarias se niegan a cumplir las órdenes judiciales para que sea llevado ante un médico.

Como consecuencia, la pierna se le está pudrienro y los gusanos se la ewtán comiendo.

Soto Lara sospecha que los policías y el Ministerio Público desean que el hombre muera para acabar con uno de los testigos de lo que ocurrió aquella mañana.

El abogado ha narrado que “la jueza de Servicio de Atención Permanente de Monte Plata, Dolores Galay de la Cruz, ordenó por sentencia de fecha  12 de diciembre de 2013 que de la Rosa Vásquez, fuera llevado al médico por el Ministerio Público para ser curado de los golpes y de la  herida.  Pero el ministerio público desacató la sentencia”.

Agrega que   “en audiencia de fecha 17 de diciembre volvió a ordenar que Eloy fuera llevado al médico y a esos fines suspendió la audiencia. El Ministerio Público y la policía desacataron otra vez la segunda sentencia. Finalmente se conoció la audiencia de medida de coerción y le fue impuesta prisión preventiva, no obstante la alegada y evidente violación de sus derechos fundamentadles”.

Explica el letrado que “hace cuatro días la familia de ELOY, a la que no le permiten verlo, recibió información de que ya tenía gusanos en la herida”.

Los temores por la suerte del herido han aumentado porque los custodios policiales se niegan a permitir que el abogado vea a su cliente.

Ante esa situación, y frente a la brutalidad de los fiscales y la Policía, Soto Lara  ha interpuesto una acción constitución de amparo para obligar a las autoridades del ministerio público y de la policía nacional a proveer asistencia médica a Eloy.

Al mismo tiempo, Soto Lara está preparando un expdiente para someter al gobierno dominicano por ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y le denunciará por ante Amnistía Internacional.

Denunciará el trato “cruel, inhumano y degradante” que recibe el herido.

-“Mientras tanto Eloy, no tiene acceso a ropa limpia, a un baño, a alimentos adecuados, a visitas de su familia, y los gusanos se lo están comiendo aún vivo en el Cuartel de Monte Plata, donde está cumpliendo prisión preventiva”, dice Soto Lara.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 27 diciembre, 2013 por en LOCALES.
A %d blogueros les gusta esto: